martes, 2 de mayo de 2017

Nueva afición: colorear mandalas

Aunque es cierto que verlas ya las había visto, no fue hasta hace unos meses (igual ya casi un año...) que un compañero de trabajo me comentó sobre ellas y les puse "cara".
Por el nombre de mandalas, no sabía qué eran.
Y es que me comentó que, al colorearlas, te servían para relajarte.
Una mandala es: un término de origen sánscrito que significa diagramas o representaciones simbólicas bastante complejas. Utilizadas tanto en el budismo como en el hinduismo (definición sacada de una web).
Y la complejidad de estos dibujos hace que a la hora de colorearlos haya que estar concentrado si no queremos salirnos de la línea. Creo que lo que hace que esto resulte relajante es el hecho de concentrar todo el pensamiento en esta tarea y así evitamos darle vueltas a la cabeza.
¿Me funciona? Pues ciertamente mi cabeza no me hace caso y sigue a su rollo...
Bueno, algo si que me funciona.
Aún si no tiene efecto terapéutico para mí en ese sentido, colorear mandalas me entretiene y me gusta porque puedes utilizar muchos colores y eso me da alegría.
Despierta nuestro lado creativo y te hace volver un poco a la infancia cuando coloreabas.
Además, a mí que soy fan de las cosas de papelería, me sirvieron de excusa para comprar unos bolígrafos muy chulos que tienen la punta fina y que ayudan a que sea más fácil colorear las áreas pequeñas.
El primer cuaderno que me he comprado tiene como tema los ¡animales! Cómo no.



Cuando lo termine tengo pensado comprar otro con distintos motivos.
Eso sí, la idea no es ponerse a colorear como un loco para terminar un dibujo, sino hacerlo cuando estemos con ganas y parar si ya no estamos concentrados.
Porque sino en vez de relajarnos acabaría por ponernos de los nervios.
Como ahora ya hay más horas de luz también dan más ganas de ponerse a ello.
Yo con la luz artificial no me animo.
Hoy he empezado con un elefante que ya seguiré en otro momento. 
Y vosotros, ¿habéis probado a coloreárlas?

El primero que coloreé

Por ahora, mi preferido
En proceso



domingo, 30 de abril de 2017

Lecturas de abril - 2017



Tommyknockers de Stephen King

La verdad es que ya hacía bastante que no leía nada de este escritor, uno de mis preferidos.
Y este libro, aunque ya de hace tiempo (1987), no lo había leído hasta ahora. 
Tiene 695 páginas y se me ha hecho largo, pero no exactamente por este motivo.
Este mes he estado más dispersa a la hora de leer.
Y eso que pensaba que ahora que vuelvo a comer en el curro, aprovecharía a leer un rato después... (quiero recuperar ese hábito)
La historia está entretenida pero es cierto que a veces, para mi gusto, me sobran datos. 
Stephen suele presentar en sus libros un montón de personajes y en ocasiones esto puede hacer que ya no sepas de quién está "hablando".
Sobre todo si no lees el libro de seguido. Por suerte, no me he perdido en lo que es el argumento. Eso sí, tengo una leve sensación de no haber captado todo.
La historia no me disgusta pero trata de ciertos personajes que no son precisamente mis preferidos...
Y para ser un escritor de terror hay una parte muy divertida con una máquina de Coca-Cola.

Ghostgirl, loca por amor de Tonya Hurley

Libro que pertenece a una trilogía de la que ya había leído los dos anteriores: Ghostgirl y Ghostgirl, el regreso.
Un libro juvenil para leer y entretenerse sin más.
Que no por ello no deja de estar bien escrito y en el que se encuentran reflexiones bastante filosóficas sobre el amor y la vida.
Además, trata el tema de la muerte con cierto humor sarcástico. Después de todo, Charlotte, su protagonista, no deja de estar muerta.

lEl gato negro de Edgar Allan Poe

Un libro con cinco mini relatos:

El gato negro
Manuscrito hallado en una botella
Berenice
Ligeia
El corazón delator

Se tratan de relatos de terror del siglo XIX que se leen de una forma rápida y que crean una atmósfera envolvente. 

Leerlos lo he comparado con comer pipas. Una palabra tras otra y otra...
Lo que hace pasar un rato entretenido y que deja un buen sabor de boca. 
Quizá, sin muchas pretensiones o a mí me falta algo más de entender para apreciar, en toda su potencia, obras de este tipo.

Cuentos y más cuentos de J. y W. Grimm


¡Y al fin leo algo de los famosos hermanos!

Fan de las adaptaciones de algunos de sus cuentos hechas por Disney, tenía ganas de ver cómo eran las versiones originales y sin descafeinar de estas historias.
En este libro se encuentran los siguientes cuentos:
El Rey Pico de Tordo
Blancanieves
El morral, el sombrerillo y el cuerno
El Enano Saltarín
El bien amado Rolando
Toda-clase-de-pieles
La novia del conejito
Los doce cazadores
El brujo y su maestro
Jorinde y Joringel
Los tres niños de la suerte
El lobo y el zorro
El lobo y la señora comadre
El zorro y el gato
El clavel
Piel de Oso

Todos encierran moralejas y tratan los pecados capitales de la avaricia, la envidia y el orgullo.

El que más me ha gustado ha sido el de Blancanieves, mira que llega a se lerda la niña...
El que menos, el de El zorro y la señora comadre, que es de solo una página y que no entendí.
Y el más tonto, el de La novia del conejito.
Eso sí, he pasado un rato bastante divertido con las ocurrencias de estos hermanos.
Y la crueldad de los personajes está narrada de tal forma que no puedes tomártela en serio.


viernes, 14 de abril de 2017

De cine

En estos días me ha dado por ver bastantes películas, curioso en mí ya que si llego a ver una a la semana... Y más curioso es que me hayan gustado bastante casi todas. Pocas veces me llama la atención una película. Os cuento cuales me he visto. 
No voy a escribir la sinopsis de éstas porque se haría muy pesado.
Dentro del género de terror y suspense:
La autopsia de Jane Doe
Lo que comienza siendo una simple autopsia a una desconocida será el comienzo de algo aún mucho más desconocido.
Es una película no apta para la gente sensible a la sangre, la autopsia está muy bien recreada. Tiene bastantes sustos. O al menos a mí me los pegaba. ¡Y eso que suena la típica musiquita que los anuncia!
Me ha gustado bastante.


Somnia, antes de despertar
Un niño cuyos sueños se convierten en realidad.
Claro, que sus pesadillas también.
Tiene un par de sustos pero no te deja tan en tensión como la anterior.
Eso sí, el significado real (que intuí) no deja de ser aún más terrorífico. Por motivos personales, me puso los pelos de punta.


Drama:
Lavender
Cuando la protagonista sufre un accidente de tráfico pierde la memoria sobre su vida actual pero empieza a recordar un trágico suceso de su infancia: la muerte de sus padres y hermana.
A veces el ritmo de la película es un poco lento, pero está bien en general.


Tres generaciones
Drama pero a la vez con toques de humor.
La historia gira en torno a Ramona que en realidad es Ray atrapado en ese cuerpo.
A mí me gusta mucho la actriz Susan Sarandon y fue el motivo por el que (sin saber de que iba) me puse a ver la película.
Está bien.



El día más hermoso
Otra de drama-comedia. Dos enfermos terminales que deciden que antes de morir tienen que vivir el día más hermoso.
Tiene un final bastante emotivo, sin que te haga llorar.
Te hace pensar sobre la vida y el valor que le damos a lo que no tiene importancia.


Comedia:
Malas madres
Típica peli de humor americana y con partes de ternura en su historia.
Para pasar una tarde entretenida está bien.


Basada en una historia real:
Un gato callejero llamado Bob
Si amas a los gatos y las historias humanas, te gustará esta película.


Españolas:
Cerca de tu casa
Un musical que trata sobre los desahucios ocurridos en España.
En verdad, un auténtico drama.
Entretenida. 
No cantan mucho y para mí eso está bien. No soy muy fan de los musicales.


Secuestro
La que más me ha gustado de estos días y por eso la he dejado para el final.
Todo comienza con el secuestro de el hijo de una famosa abogada.
Termina con un ajuste de cuentas, pero ¿de quién?
De esas con un final que no esperas, la recomiendo.



miércoles, 29 de marzo de 2017

Lecturas de marzo - 2017


La diamantista de la emperatriz de Pilar de Arístegui

Libro escogido totalmente al azar (por 1€ de segunda mano) que trata sobre una muchacha llamada Micaela, de origen toledano y que trabaja como orfebre en el taller de su padre. Tras la trágica muerte de su novio y una oferta para ir a trabajar a Italia como diamantista, nada menos que de la emperatriz Isabel, se verá envuelta en un viaje apasionante (para ella que no para el lector...) en el que su vida dará un giro completo. No sólo por descubrir un país lleno de belleza y poder hacer un trabajo que le fascina, sino también porque volverá a sentir el amor.
La historia no está mal pero en mi opinión es muy lineal, no tiene ese suspense ni esa emoción que hace que quieras leer una página y otra...
Aún así, no me ha disgustado del todo pero no lo volvería a leer y tampoco lo recomiendo.

Lassie, los planos desaparecidos (anónimo)

Este libro me lo regaló un "compi" del curro. Entre otros tantos que pertenecieron a su padre. La verdad es que me hizo mucha ilusión. Se agradecen detalles así.
El libro fue publicado por esta editorial en 1966 y su estilo vintage, ¡me encanta! Además, tiene viñetas que dan ganas de colorear. Pero que no haré por no estropear el libro.
Lassie, una perra muy inteligente, ayuda a su amito Timmy a resolver el caso que indica el título: el robo de unos planos. En este caso los planos son de un profesor que trabaja en la mejora de un radar. Para éste es muy importante ya que es el trabajo de toda una vida. La historia está entretenida, me ha gustado.

El arte de no amargarse la vida de Rafael Santandreu


Recomendado por una compañera del trabajo (ahora ex-compañera) que, al igual que yo, hay veces que tiene ansiedad y "terribiliza" (definición usada en el libro), las cosas. Independientemente de que te sirva o no lo que te aconseja el psicólogo que lo ha escrito, la lectura se hace amena y está entretenido.
Pero si además, puedes aprovechar algunos de sus consejos para tu día a día, mejor. Personalmente, hay cosas que dice que me han parecido un tanto exageradas y con las qué no estoy de acuerdo. Pero no porque no estén bien, si no porque por mi forma de ver las cosas no las veo así.
Y otras, como lo de no "terribilizar" tanto y que hay pocas cosas que es verdad que necesitamos, las veo muy bien. Me parece muy útil analizar nuestro día a día y ver qué hay de bueno en cada uno y qué cosas realmente no deberían hacer que nos sintamos frustrados.
La idea es que poco a poco trabajemos alejándonos de lo que nos molesta y si no se puede, aprender a vivir con ello sin exagerar ni amargarnos.

El fantasma del judío errante de Jean Ray

También me lo regaló mi compañero (libro que perteneció a su padre).
Es una novela corta, de rápida lectura y está entretenido.

El peso de la ley de Scott Turow

Pues francamente, de este libro esperaba más. En su cubierta pone "El suicidio de Clara desencadena la intriga más insólita y sorprendente de los últimos tiempos". Con este párrafo una espera quedarse "anonadada".
No está mal del todo, quizá un 6/10.
También creo que, el que últimamente haya estado más dispersa a la hora de ponerme a leer ha hecho que no me enganchara tanto, puede ser...



martes, 7 de marzo de 2017

Cuento (en proceso)


Hace unos días, un compañero del curro me enseñó unas ilustraciones que hace una sobrina suya. En ellas hay unos graciosos personajes que ella ha inventado y llamado Peluditos. De la simpatía que despertaron en mí, le dije a mi "compi" que me apetecía hacer un cuento con esos personajes.
Y lo he empezado. Espero poder terminarlo y que resulte interesante.
Mientras, ahí dejo lo que he escrito:

Bienvenido a un mundo de fantasía en el que los monstruos no son terroríficos, sino unos entrañables amigos con los que compartir montones de aventuras.

Capítulo 1, Álvaro

Me llamo Álvaro, tengo 10 años y los veranos voy con mi familia a la playa.
No importa el nombre de la playa, ya que ahora sé que en cualquiera de ellas los podréis encontrar si así es vuestro deseo.
Me encontraba como cualquier otro día, saltando olas y jugando a hacer enormes castillos de arena cuando algo llamó mi atención. Entre las rocas me pareció ver ¿unas algas que se movían?
Bueno, eso no es extraño, seguro que eran las olas al romper con las rocas las que provocaron ese extraño movimiento. 
Claro, que unas algas no tienen ojos. Porque lo que me había parecido ver eran unos ojos que me miraban.
Sé que estáreis pensando que sería cualquier otro niño o adulto que se encontraba por la playa. Pero eso no es lo que me pareció ver. Además, no creo que nadie se atreviera a ir hasta allí con ese peligroso oleaje que podría arrastrarte mar adentro…
Vuelvo a mirar esta vez con más atención y sí, algo me mira. Siento mucha curiosidad pero a la vez ¿podría ser algo peligroso?
Mis padres me llaman, ha llegado la hora de ir a comer. 
No sé qué es lo que habré visto, pero, rápidamente decido dejar en la arena un mensaje por si eso que me mira sabe leer.
Con mi dedo dejo escrito lo siguiente: si puedes leerme, me gustaría conocerte.

He comido unos estupendos filetes de pollo rebozados, patatas fritas (que me encantan) y una fresca ensalada. 
He estado un rato en casa leyendo y ahora ya me vuelvo a la playa.
La casa en la que nos alojamos está bastante cerca y mis padres me dejan ir solo. Eso sí, con la promesa de no meterme en el agua más de lo que me han aconsejado.
Para mi sorpresa han contestado a mi mensaje: sería un placer conocerte, sitúate detrás de la caseta del socorrista, cierra los ojos y cuenta hasta 10.

Capítulo 2, conociendo a los Peluditos

Siempre he sido precavido pero decido arriesgarme.
Me sitúo en el lugar indicado, cierro los ojos y empezo a contar:1,2,3…
Algo me agarra pero, curiosamente, no siento miedo.
4,5,6… siento que me muevo pero no toco el suelo. Tampoco creo que esté volando. 7,8,9 y 10, abro los ojos y lo que veo me deja con la boca abierta.
Estoy en una enorme cueva pero no es oscura, unos graciosos farolillos y un enorme agujero en el techo a modo de lámpara le dan una resplandeciente luz.
Pero lo que me ha dejado más alucinado es la extraña criatura que tengo frente a mí.
Es como un peluche, con un pelaje que se nota suave y cálido, con unos ojitos enmarcados por unas enormes cejas esponjosas. Tiene unos graciosos cuernecitos adornoando su cabeza y una nariz como de pelota.
Y no sólo sabe leer, si no que por las cosas que veo en su casa, cocina y hace cualquier otra tarea que podamos hacer nosotros. Tiene un enorme escritorio lleno de botes de pintura y pinceles. 
Unas estanterías con libros de aspecto muy variados.
El ser interrumpe mis pensamientos y pasa a presentarse.
-Es un verdadero placer que quisieras conocerme y hayas hecho exactamente lo que te pedí. No todos los niños son tan valientes y se arriesgan.
Y dime, ¿cómo te llamas?
-Mi nombre es Álvaro.
-Encantando de conocerte Álvaro.  Voy a enseñarte mi casa y a otros amigos que viven conmigo.
Yo me siento entusiasmado y apenas sé que decir. Hay tantas preguntas que me gustaría hacerle que no atino a formular ninguna.
Peludito me va enseñando su casa, las distintas estancias llenas de luz y curiosos objetos.
Todo lo que hay en ella parece sacado de la misma naturaleza.
Los muebles y cacharros son de la misma piedra que hay en la cueva. 
Me presenta a más seres cómo él y le pregunto qué clase de criaturas son.
-¿Puede saber que eres exactamente?
-Supongo que para vosotros, los seres humanos, sería un monstruo. Pero nosotros sólo nos conocemos como Peluditos. Además, prefiero que nos conozcas y ya tú juzques que crees que somos.
Me tiende la mano y sin dudarlo se la estrecho. Es de tacto suave y cálido. 
Y si me olvidaba deciróslo, pero desprende un aroma dulce que no atino adivinar a qué me recuerda.
Viéndole al lado de las rocas del mar me esperaba un olor diferente…
Lo que me recuerda que nunca hay que fiarse de las primeras impresiones.

Capítulo 3, salimos a navegar: descubriendo un universo de colores

 Caminando de su mano nos acercamos a una salida de la cueva (una especie de puerta)  y frente a nosotros veo una pequeña barca de colores rojos y blancos. En su vela tiene dibujada una carita sonriente de un vivo amarillo.
-¿Vamos a subir a la barca?- le preguntó.
-Si te apetece venir conmigo, me gustaría enseñarte más cosas de nuestro mundo.
-¡Claro que sí!- es lo más emocionante que me ha pasado en la vida.
Nos subimos a la barca y Peludito empieza a remar, lo hace con destreza y en pocos minutos nos hemos alejado de su casa y estamos, en lo que a mi parecer, es el centro del mar.
Y mis padres insistiéndome en que no me alejase de un metro de la orilla...  Si me viesen ahora estaría castigado hasta los 70 años por lo menos.
Nos detemos y me ofrece un traje rarísimo. Me dice que confíe en él, que con ese traje podré sumergirme en el mar y respirar sin problemas.
No es como los trajes de buzos, pero a estas alturas ¿voy a preocuparme por este “pequeño” detalle?
Para mi sorpresa me encaja como si estuviese hecho a mi medida. Creo que los Peluditos  deben ser seres mágicos.
Me vuelve a agarrar de la mano y juntos nos tiramos al agua.
Es increíble todo lo que se ve ahí abajo. Lo he visto muchas veces en el ordenador de mi casa, pero es cientos de veces más bonito verlo en el lugar.
Imaginaros todos los colores pero desde sus tonalidades más claras a las más oscuras. Pues todo eso lo vi. Peces grandes, medianos y  pequeños. Animales que ni sé cómo se llaman.
Plantas que resultaron ser animales según me explicó una vez volvimos a la barca.
No sabría deciros el tiempo que permanecimos allí sumergidos, pero fue maravilloso.  Podría vivir allí abajo. Si no tuviese que volver al colegio ni necesitase comer, claro está.
Pero como no podía ser de otra forma volvimos a la barca y de la barca a la cueva.
Allí otro Peludito, que resultó ser Peludita, me ofreció algo para comer.
-¿Te apetece algo para merendar? Espero que te guste. - me pregunto Peludita.
-Sí, tiene muy buena pinta y huele delicioso. - le respondí algo tímido.
Lo que me ofrecía eran unos pastelitos de color naranja y verde.
Le di un bocado a uno y sin pensarlo, me comí tres casi sin respiro.
-¡Estaban deliciosos!, muchas gracias.
-Me agrada que así te parezca, teniendo en cuenta que a muchos niños no os gustan las verduras.- comentó.
¿Verduras? No se me había ocurrido, ¿en unos pasteles?

Capítulo 4, vuelvo a casa

Iba a preguntarle por la receta de los pastelitos, pero no me dieron tiempo. Sería bueno que los probase mi amigo Sergio, siempre dice que odia las verduras pero de seguro que estos pasteles le gustarían. No pude preguntárselo porque Peludito me dijo que debía llevarme de vuelta a la playa ya que en nada debería volver a casa o mis padres se preocuparían mucho.
Me entristeció la idea y eso debió reflejarse en mi cara porque Peludito comentó: - No te pongas triste, no he dicho que no podamos volver a vernos mañana.
Y en ese momento mi cara era más sonriente que la de la vela de la barca.
-¿Cómo haré para verte mañana?
-Exactamente lo mismo que hoy. Y aunque ya me conozcas debes cerrar los ojos o no podré traerte aquí. Debes promertérmelo.
-Te lo prometo.
-Entonces, ya estás listo para volver por hoy. Ha sido muy divertido conocerte y ver lo mucho que te ha gustado ver el fondo del mar.
-No creo que haya nadie a quién no le hubiese gustado, ¡ha sido fabuloso!
-Otra cosa que me gustaría que me prometieras es no contarle a nadie lo que has visto.  Hay personas que nos tendrían miedo y no querrían que jugásemos con los niños.
-Pues esas personas serán muy bobas. No te preocupes, no se lo contaré a nadie.
Aunque debía reconocer que me moría de las ganas por contárselo a mis padres y, sobre todo, a la vuelta a todos mis amigos del cole. En especial a Sergio. Que pena no saber cómo hacer esos ricos pasteles.

CONTINUARÁ...

(A falta, también, de revisar erratas y posibles cambios.)


domingo, 5 de marzo de 2017

Reflexiono, luego pienso

No suelo escribir sobre cosas serias, no porque no me interesen, si no porque uso las redes sociales para desconectar de la realidad. 
Pero últimamente han estado muy presentes los temas de la corrupción, el acoso escolar y la transfobia.
Sobre la corrupción sólo quiero decir que en mi opinión la justicia como tal no existe, es una vergüenza que no se juzgue por el delito cometido, si no según quien lo cometa.
El acoso escolar es quizá un tema que me preocupa más, ya que dichos niños serán los adultos del futuro.
Y si los adultos de ahora son tan inhumanos en algunos aspectos, no quiero ni imaginar que se puede esperar de niños que disfrutan grabando palizas y denigrando a otros por ser de otra manera a lo que ellos ven como normal.
Sobre el tema de la transfobia (o cualquier tipo de intolerancia a otro ser humano por raza, religión,...), sinceramente, pienso que es una pena que el ser humano aún siga siendo tan involucionado.
Pero, ¿que cabe de esperar si lo que parece importante en esta sociedad es conseguir un cuerpo perfecto, dinero y poco más?
Si cada día lo que vemos anunciado por televisión va dirigido a estar más bellos, más sanos, más fuertes... Pero sólo en lo físico.
Si en las redes sociales lo que predominan son las fotos en las que cada uno pretende poner su mejor pose para conseguir más "me gusta".
Si falta empatía...
Una verdadera pena.


miércoles, 22 de febrero de 2017

Lecturas de febrero - 2017


Un tipo encantador de Marian Keyes

Lola, Grace, Marnie y Alicia van contando sus historias por separado. En un momento dado todas estarán relacionadas por el mismo hombre, el encantador Paddy.
Pero, ¿cómo es de verdad Paddy? La historia que las une a él es la que casi las destruye a ellas mismas.
Cada una, con sus miedos, van enfrentándose de una forma distinta al día a día. Nos van contando como superan de una forma, bastante humorística, un hecho realmente grave y serio: la violencia de género.
Cuando lo empecé a leer no sabía que me esperaba. Me sorprendió el hecho de que viene escrito con diferentes fuentes. Y es que según cómo aparece el texto escrito es una u otra de las protagonistas.
Según las vas conociendo te vas enganchando y deseando saber cómo acabará por afectar lo que pasaron en sus nuevas vidas.
Está entretenido y está escrito de una forma muy buena para abarcar un tema tan aborrecible.
De esos libros que no me importaría volver a leer en un futuro.

La vida sin secreto de Paula Izquierdo

Julia es una joven bailarina, sin una casa fija y con unos pensamientos sobre la vida no muy esperanzadores. La falta de sentir un hogar y la falta de solidez en sus emociones la hacen una persona vulnerable. 
Una historia entretenida, ni engancha ni deja de hacerlo. Una lectura (como hice yo) para una tarde de lluvia.
Eso no quiere decir que el libro en sí no sea bueno. Me gusta la forma rápida en la que se lee y la forma que tiene Julia de narrar sus problemas.

La granja de cuerpos de Patricia D. Cornwell

De esta escritora y de su personaje la doctora Kay Scarpetta ya había leído otros títulos (Un ambiente extraño, Cruel y extraño y El libro de los muertos).
Y como a mí me gustan los temas sobre asesinos (en la ficción, claro) y esta escritora me gusta como escribe, por ende, me gustan sus relatos.
Esta vez la doctora Scarpetta se enfrenta con el asesinato de una niña y una trampa que le tienden a su sobrina. La lectura te engancha y me gusta el hecho de intentar averiguar quién cometió el crimen y acertar antes de que se descubra toda la trama.

No puedo olvidar tu rostro de Mary Higgins Clark

Kerry, abogada de profesión, lleva a su hija Robin (quien ha sufrido un accidente de tráfico) a la consulta del famoso cirujano plástico Smith. Estando allí ve a una mujer cuyo rostro le resulta muy familiar.
Indagando, averigua que la mujer tiene la misma cara que la fallecida hija del doctor. La cual fue asesinada hace ya once años.
Movida por la curiosidad del por qué el doctor recrea la cara de su hija en otras mujeres, descubrirá que la cosa es más complicada de lo que parece en un principio.
Ya que queda en duda que el marido de la mujer asesinada, que está en la cárcel por dicho crimen, sea de verdad el culpable.
Según va avanzando la cosa cada vez se enreda más.
Te mantienen en suspense.
De esta escritora ya había leído otros títulos que, también, me han resultado interesantes. 
Os la recomiendo si no habéis leído nada de ella.

Curiosidad: este mes las protagonistas han sido las mujeres. Tanto porque son libros de escritoras como porque sus personajes son mujeres.